EL ANTRUEJO  DE VELILLA

La edición del año 2012 vuelve a rafirmarlo como la celebración más importante del Antruejo en nuestra provincia; tanto por el gran número de participantes como por el elevado número de personas forasteras que asisitieron para disfrutarlo.

Muy numeroso fue tambien el colectivo de reporteros fotográficos - tanto nacionales como de paises vecinos- y de etnográfos -entre los que cabe destacar la directiva de la Asociación Máscara Ibérica, con sede en Portugal- que se personarón durante la tarde del domingo en Velilla para documentar nuestro Antruejo, transmitiendo a los organizadores, en numerosas ocasiones, su felicitación a los vecinos de Velilla por la gran participación en la celebración.

PROGRAMA DE ACTOS

SÁBADO, 18 de febrero, tarde-noche:

• CACHIPORRADA y ENCISNAO por las calles del pueblo a cuenta de los mozos. 20:00 horas.

• FIESTA DEL ARADO Y SIEMBRA DE LA CERNADA.

• FILANDÓN DE ANTRUEJO. Bolera cubierta, 21:00 horas

DOMINGO, 19 de febrero, a partir 5 de la tarde:

• El Antruejo en la calle: Desfile de los MADAMITOS y CENCERRADA por el pueblo, con el acompañamiento de los dulzaineros Los Riberanos y el grupo de Bailadoras y Pandereteras de Velilla.

• Reunión de Antruejos en la plaza de la Veiga.

• Baile de jotas y danzas populares con dulzaineros.

• Exhibición de TOROS y GUIRRIOS.

• Rito del Arado.

• Lectura del TESTAMENTO DEL BURRO

• Baile con pandereta por el grupo de Bailadoras y Pandereteras de Velilla.

• Subasta de la Vara de Torrajas.

• Degustación de las típicas OREJAS, FLORES y FISUELOS de Antruejo.

• Baile popular con el grupo LOS RIBERANOS.

• Toro de Fuego

_______________________________________________________________

EL ANTRUEJO DE VELILLA DE LA REINA, UNO DE LOS RITOS CARNAVALESCOS MÁS ANTIGUOS DE ESPAÑA

Autor: David Gustavo López

Los sustratos prerromanos conservados en muchas costumbres leonesas, junto con el carácter acusadamente rural que esta provincia ha mantenido hasta fecha reciente, han propiciado la conservación de numerosas manifestaciones populares que sin duda constituyen uno de los patrimonios inmateriales más variados y vistosos de España. Ejemplo de ello son los carnavales tradicionales, también denominados antruejos por derivación de la antigua palabra leonesa “entroydo”, en referencia a la entrada de la Cuaresma. Velilla de la Reina, pueblo perteneciente al municipio de Cimanes del Tejar, en la transición entre el Páramo y las riberas del Órbigo, celebra uno de los más reconocidos de la provincia, declarado por la Diputación “Manifestación de Interés Turístico Provincial” y que bien merecería la tan perseguida declaración de Interés Turístico Regional que tanto le está costando obtener.
El Antruejo de Velilla, adormecido desde la década de los cincuenta del siglo pasado por causa de la censura que el régimen franquista impuso a los festejos de Carnaval, volvió a ser recuperado en 1979 por la mencionada Asociación “Toros y Guirrios”, sin menoscabar su espíritu y ritos originales que pueden catalogarse entre los más antiguos de España.
LA SIEMBRA DE LA CERNADA
Con sencillez, casi para disfrute exclusivo de los propios vecinos, el Antruejo comienza a primera hora de la noche anterior al Domingo de Carnaval con dos rituales simultáneos: “la siembra de la cernada” y “la cachiporrada”. El primero tiene gran parecido con una antiquísima tradición, ya desaparecida, que se celebraba en La Maragatería a principios de año. El prestigioso antropólogo Julio Caro Baroja, en su obra Los Pueblos de España, se refiere a ella en los siguientes términos: “La ceremonia más importante es la de surcar los campos nevados con un arado, siendo el conductor de éste un mozo vestido de mujer, y los que del mismo tiran (los “zamarracos”), otros disfrazados de animales con pellejos y cencerros. Por la índole de los disfraces y la intención satírica de algunos de los versos que recitan los participantes (los “xiepas”), recuerda mucho a la de los “guirrios” de Asturias, aunque en la leonesa la significación ritual es hoy día tan clara como en las fiestas del arado de otras partes del norte, este y centro de Europa”.
La “significación ritual tan clara” es desvelada por Caro Baroja en otros capítulos de su obra: los “zamarracos” que tiran del arado son personajes antiquísimos que probablemente representaban a los espíritus de los muertos y se hallaban en relación con primitivos rituales animistas y protectores agrarios, y lo mismo ocurre con los “zamarrones”, y “guirrios” leoneses y asturianos, los “zomorros” vascos, los “tazarrones” y “zangarrones” de Zamora, los “cigarrons” gallegos y otras figuras similares que protagonizan algunas mascaradas de invierno y Carnaval. Idéntico papel jugarían también otros personajes leoneses propios de estas fiestas: los “jurrus” de Alija del Infantado, los “maranfallos” de Burbia, los “Juanillos” de Castrocalbón, los “zamarrancos” de Riaño, o los “campanotes” y “chocadeiros” de Cabrera. Probablemente todos ellos relacionados con ciertas representaciones de posible carácter animista presentes en algunas pinturas rupestres, incluso de la provincia de León, que Caro Baroja denominó “la Gran Máscara”. Para el ilustre antropólogo, el arado podría ser una representación del miembro viril que penetra en las entrañas de la tierra.
Todo este ceremonial, conocido como “la siembra de la cernada” (ceniza), sigue representándose en Velilla de la Reina. A eso de la media noche, dos jóvenes, vestidos con sacos, se emparejan bajo un yugo y tiran del arado, emulando a una pareja de bueyes. Otro joven, disfrazado de mujer un tanto harapienta (“la abuela”), conduce el arado. Un cuarto personaje, vestido de labrador y con un saco al hombro lleno de ceniza (“el sembrador” o “el labrador”), marcha delante de los bueyes y va sembrando la cernada. Todo un ritual de gran interés etnográfico.
LA CACHIPORRADA Y EL ENCISNAO
Alrededor de los personajes que escenifican “la siembra de la cernada”, otro grupo de mozos y mozas montan jaleo y van golpeando las puertas de las casas con trenzas de juncos, al tiempo que recitan: “¡Allá va la cachiporra, hasta otro año por ahora!”. Es “la cachiporrada”. Si el vecino tiene previsto abrir la puerta, contesta: “¡Allá te va la mía, que es polla y no cría”, lo cual es señal de que acepta el rito. Es entonces cuando los jóvenes “encisnan” su rostro con tizones o corcho quemado (antes se hacía también con unto del eje de los carros), señalando su participación en el Carnaval. Si, por el contrario, los moradores no abren la puerta, recibirán una reprimenda: “Si no quieres responder, mete un cuerno por el culo y aprieta bien”. Lentamente, la comitiva va recorriendo todas las calles de Velilla y, a su término, se juntan con otros vecinos ante una gran hoguera, tradicional símbolo del fuego purificador, para cantar, bailar y saltar por encima de las brasas. La fiesta nocturna concluye con unas sopas de ajo o unas patatas asadas en la lumbre, si es que previamente no se ha dado cuenta de una suculenta chanfaina.
TOROS Y GUIRRIOS
El Domingo de Carnaval, a las cinco de la tarde, en la plaza de Velilla, repleta de visitantes y lugareños –son bastantes las mujeres que acuden vestidas con su elegante indumentaria tradicional-, tiene lugar la fiesta de “toros y guirrios”. Según mandaban los cánones, los actores eran los quintos (mozos que en el año habían cumplido la edad de ser llamados al servicio militar), pero como ya no hay mili ni quintos suficientes tampoco, cualquier mozo es válido para participar en el festejo.
Primero salen los “guirrios”. Visten calzones largos de lino o felpa, camiseta y enaguas blancas bordadas, un gran fajín (el “zurrungallo”), botas de media caña negras y cencerros que les cuelgan por la parte posterior de la cintura y que suenan ruidosamente cuando el guirrio corre y salta. Acerca de este sonido, en las localidades navarras de Ituren y Zubieta, donde el acto principal de sus carnavales es el desfile acompasado de los “joaldunak” –palabra que significa hombres que portan cencerros-, era creencia que el ruido de los esquilones ahuyentaba a los malos espíritus y despertaba energías adormecidas de la tierra. Por último, una larga vara de mimbre que los guirrios llevan en su mano servirá para poner orden y fustigar a cuantos encuentren a su paso.
El elemento más llamativo del atuendo de los guirrios es la gran máscara de aspecto agresivo que cubre su cabeza y que se alarga por la parte superior con una especie de cucurucho, cubierto por numerosas escarapelas o cintas de papel multicolor, en cuyo vértice remata un gran abanico de colores, cual si fuera el Arco Iris. De toda la vestimenta son precisamente estas máscaras las que tienen un origen y significado más difícil de interpretar, si bien, una teoría esbozada por mí en alguna ocasión mantiene que, al menos los abanicos, son incorporaciones posteriores a la máscara demoníaca tradicional, probablemente aportadas por algún indiano de la zona que traía el recuerdo de los tocados de ciertas indumentarias precolombinas, todavía mantenidas en ceremonias y certámenes folclóricos, como las danzas de los “quetzales” y de los “huahuas”, muy extendidas en los estados mexicanos de Veracruz y Puebla. Dichas ceremonias están vinculadas casualmente con los mismos motivos que se hallan en el origen del Carnaval, pues se trata de un rito agrario en honor del dios Xipe Totec, uno de los cuatro grandes dioses aztecas de la creación, señor de la región donde sale el Sol, de la fertilidad y de la vegetación que renace cada primavera. Entre el curioso atuendo de los danzantes destaca el cono que cubre su cabeza y el gran abanico casi circular que lo remata, elaborado con varillas de carrizo entrelazadas con papeles de colores, de tal forma que parecen simbolizar el astro Sol o el Arco Iris.
A continuación de los “guirrios”, los “toros” salen a la plaza. Son mozos ocultos bajo un armazón de madera (dos palos longitudinales y cuatro transversales) cubierto con una sábana. En la parte frontal lleva dos cuernos de vaca, y una cinta adornada con motivos florales (la “colonia”) recorre todo su lomo y pende por la parte de atrás a modo de rabo.
Como si de una corrida se tratase, los guirrios torean a los toros, pero sin capa ni muleta. El toro embiste al guirrio y éste lo esquiva con hábiles malabarismos que hacen divertida la fiesta. Con frecuencia, el toro acomete contra el público y, especialmente, contra las mozas, también hostigadas por el guirrio que, cogiéndolas por la cintura, las hace pasar repetidamente por encima de los cuernos del toro. Es en este último detalle donde muchos etnólogos ven reminiscencias de antiquísimos ritos ligados con el culto al toro, símbolo de la procreación y de la fertilización de la tierra, que tan extendidos estuvieron en la Península Ibérica. El profesor José María Blázquez, en su obra Primitivas Religiones Ibéricas, no pasó por alto este detalle velillense: “Esquivando al toro con los propios vestidos y recibiendo en ellos y en el propio cuerpo las acometidas del animal, la joven recibe el poder fecundante propio del macho”.
Antiguamente, según Emiliano Blanco, alma del Antruejo velillense, los rituales entre guirrios, toros y mozas tenían un carácter puramente local. Las embestidas, que comenzaban el Domingo Gordo, se desarrollaban en cualquier calle, tratando de coger desprevenidas a las mozas, para lo cual los toros solían contar con la complicidad de las mujeres casadas. La gran exhibición de toreo se celebraba el Martes de Carnaval, en el centro de un corro formado por los vecinos, y al término de la misma cada guirrio agarraba a su toro por un cuerno y, todos juntos, hacían la venia, al tiempo que desvelaban su identidad, tal y como también hoy concluye la corrida.
El Carnaval en la plaza de Velilla no sólo consiste en la representación de los “toros y guirrios”, sino que en él también concurren otros seres extraños, aquí llamados “antruejos”: la “gomia”, especie de monstruo cuya cabeza es la del esqueleto de un caballo; los “toros de saco”, portados por chavales más jóvenes y cuyas embestidas son más temidas por las mozas que las de los blancos; el “oso”, haciendo continuo alarde de fuerza; el “cerdo o jabalí”, con cabeza de este animal, vestido de saco y grandes cencerros colgando de su cintura; la “máscara”, con una oscura y terrorífica careta de madera; el “hombre de las tenazas”, que persigue a las mozas e intenta levantarles la ropa, etc. En derredor, una bulliciosa chiquillería, cada cual con un característico disfraz infantil, le da colorido y participación a la fiesta. Toda esta extraña comitiva parece haberse escapado de algunos ritos de las fiestas lupercales romanas y del primitivo festival celta del Imbolc, reminiscencia, a su vez, de prehistóricos rituales donde los participantes trataban de imbuirse o de traer al poblado las cualidades del ser totémico representado: fuerza, bravura, fecundidad, etc., normalmente atribuidas a los espíritus de los familiares desaparecidos.
Como broche a la fiesta, el pueblo invita a todos los asistentes a la degustación de rosquillas caseras, flores y orejas de Carnaval. Un chispeante toro de fuego, al oscurecer, y una verbena al son de una tradicional orquestina ponen fin a esta manifestación popular leonesa.

_______________________________________________________________

GUIRRIOS DE VELILLA, FOTO DEL CARTEL DE 2012 

Foto de CRISTINA GARCÍA RODERO

(Puertollano, Ciudad Real, 14 de octubre de 1949).

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, ha compatibilizado su tarea docente con la creación fotográfica y la colaboración en diversas publicaciones periódicas españolas y extranjeras; también ha realizado numerosas exposiciones de su obra, tanto individuales como colectivas, en diferentes países.

Entre otros galardones, en 1985 recibe el Premio Planeta de fotografía, en 1996 es Premio Nacional de fotografía del Ministerio de Cultura y en 2005 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Entra a trabajar en la agencia fotoperiodística Magnum en 2005, siendo la primera española que ingresa como miembro de pleno derecho en esta prestigiosa agencia.

Pero fue ya en 1973 cuando se planteó la tarea de fotografiar costumbres y fiestas por toda España, fruto de ello surgieron sus exposiciones individuales “España oculta” (1989) y “España fiestas y ritos” (1992), que han recorrido múltiples espacios de España y del extranjero.

La Exposición España fiestas y ritos, al igual que el libro que la acompaña, cuenta con 117 fotografías a color que muestran la belleza de los pueblos y gentes de nuestro país en los acontecimientos festivos tradicionales. Es una mirada antropológica y muy personal sobre algunas tradiciones organizadas a partir de las estaciones del año que reúne imágenes de las Fallas, Carnaval, Semana Santa, romerías y ferias, “Mayos” y “Cruces de mayo, toros, el Corpus, San Juan, Navidad, Reyes, Moros y Cristianos….

Cristina estuvo en Velilla a mediados de la década de los ochenta, momento en el que tomó la foto de los guirrios, también volvió a ver el Antruejo de Velilla en el año 2004 o 2005. La foto en cuestión fue portada de la revista semanal "Viajar" que publica el periódico El País cada fin de semana.

De sus trabajos "España oculta" y "España fiestas y ritos" colocamos a continuación algunas fotos, la mayoría son el blanco y negro, todas ellas son realmente impresionantes por el realismo con que muestran la España rural y más profunda de la segunda mitad del siglo pasado. 

________________________________________________________

Diario de León.

VELILLA DE LA REINA CUMPLE SU RITO

LA FERTILIDAD PROTAGONIZA EL ANTRUEJO

Más zamarrones y madamitos Aumenta el número de disfraces en el antruejo y el buen tiempo anima al público a visitar el pueblo

A. Domingo | Redacción 20/02/2012
¡Qué pícaros! A falta de otras diversiones y con la excusa del ancestral rito de la fertilidad, en Velilla de la Reina toreaban a las mozas casaderas para verles las enaguas, que ya habría tiempo de penitencias durante la Cuaresma. Durante el antruejo se permitía la libertad de levantar sobre la cabeza de toros y guirrios a las jóvenes —hoy también las levantan, pero evitan salir con faldas—, en un trato hombre-mujer impensable en otra época del año.
Ayer en Velilla de la Reina salieron nuevos zafarrones, con sus pellejos de cabra y sus más caras de madera, y también se vieron más madamitos. La máscara de madera del siglo XIX también salió a la calle y, por supuesto, los toros y los guirrios participaron en el antruejo, además de otros disfraces que se han ido recuperando con el tiempo, gracias a los testimonios de los mayores. Entonces se trata de documentar lo mejor posible cómo era el disfraz para reproducirlo. La tora, los enanos, la gomia,, el oso que lleva el gitano... Se leyó el testamento del burro, se subastó el vara de torrajas —cargada de productos del cerdo— y hubo toro de fuego para que todos los que quisieran pasaran por debajo, purificándose gracias a la llama y atronados por los cencerros que cuelgan de los personajes mitológicos, de origen prerromano, y por muchas matracas y carracas para el despertar de la nueva estación.
El buen tiempo no sólo facilitó la celebración del rito, sino que, además, atrajo a más visitantes que en años fríos, en su mayoría, también disfrazados, aunque no a la usanza del antruejo local, sino a la moda carnavalera más urbanita que rige ahora. En cualquier caso, todos fueron bienvenidos y, como muestra, las orejas, roscas y flores a las que les invitaron los del pueblo, dulces caseros, caseros, que donan los vecinos porque aquí arriman el hombro para que la fiesta salga adelante.
Por supuesto, no hay que olvidar la actuación de las mujeres de la Asociación Bailadoras y Pandereteras de Velilla de la Reina ni de las notas de los dulzaineros Los Riberanos.
«Mejor que nunca» es el balance de quienes se disfrazaron ayer en Velilla, que acostumbrados a ver el antruejo detrás de la careta, piensan que es mejor vivirlo que verlo.
http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/mas-zamarrones-y-madamitos_669293.html

________________________________________________________

Diario de León.

carnaval calienta motores. los pueblos se preparan para la fiesta | velilla de la reina

La Academia Ibérica de la Máscara fletará un autobús para ver el antruejo

Velilla de la Reina se prepara para celebrar, un año más, una de las fiestas de carnaval más originales y multitudinarias de la provincial.

El antruejo de Velilla ha participado varios años en el Desfile de la Máscara Ibérica de Lisboa y es miembro fundador de la Asociacion Academia ibérica de la Máscara, por eso la organización ha previsto una visita en autobús para sus socios para asistir el domingo al antruejo.

Los actos de este año comenzarán el sábado 18, a las 20.00 horas, con la Cachiporrada y Encisnao por las calles del pueblo a cuenta de los mozos. 20:00 horas, con la fiesta del arado y siembra de la cernada y con el filandón del Antruejo que tendrá lugar en la casa concejo, a las 12.00 horas.

El domingo es el día grande de la fiesta que se celebrará a partir de las 17.00 horas. A esa hora tendrá lugar el desfile de los Madamitos y la cencerrada, con el acompañamiento de los dulzaineros Los Riberanos y el grupo de Bailadoras y Pandereteras de Velilla. En ese momento también se celebra la reunión de Antruejos en la plaza de la Veiga, el baile de jotas y danzas populares con dulzaineros, la exhibición de toros y guírrios, el rito del Arado, la lectura del testamento del burro, el baile con pandereta por el grupo de bailadoras y pandereteras de Velilla. Más tarde se celebra la subasta de la Vara de Torrajas. Además de los actos festivos, tendrá lugar la degustación de las típicas orejas, flores y fisuelos de Antruejo. La fiesta se cerrará con el baile de Los Riberanos.

 

http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/la-academia-iberica-de-mascara-fleta-un-autobus-para-ver-antruejo_668003.html

_____________________________________________________________________________________

Llamas y Velilla se preparan para los antruejos del fin de semana

Los antruejos vuelven un año más a su cita con los carnavales.

LAURA A. ORIA
M.A. Reinares Llamas/Velilla

En Llamas de la Ribera y Velilla de la Reina sus vecinos están desempolvando las máscaras y los antruejos para participar este fin de semana en los carnavales más tradicionales de la provincia, junto con los de Alija del Infantado.

Velilla de la Reina
La carnavalada de localidad del municipio de Cimanes del Tejar comienza el próximo sábado con tres platos fuertes: la Cachiporrada y encisnao por las calles del pueblo a cuenta de los mozos a partir de las 20:00 horas; la fiesta del arado y siembra de la cernada y a las 21:00 en la Bolera cubierta comenzará el filandón de antruejo.
El domingo el programa comienzaa las 17:00 horas. El Antruejo en la calle empezará con eldesfile de los Mamaditos y cencerrada por las calles de Velilla, con el acompañamiento de los Dulzaineros Los Riberanos y el Grupo de Bailadoras y Pandereteras de Velilla. A continuación tendrá lugar la reunión de antruejos en la Plaza de la Veiga, el baile de jotas y danzas populares con dulzaineros, la esperada exhibición de toros y guirrios, el rito del arado y la lectura del Testamento del Burro. El programa continuará con el baile con pandereta por el grupo de Velilla, la subasta de la Vara de Torrajas, la degustación de las típicas orejas, flores y fisuelos de Antruejo y cerrará el carnaval el baile popular con el grupo Los Riberanos.

La Asociación Cultural Guirrios y Madamas de Llamas ya se ‘estrenó’ el pasado fin de semana en Asturias. Viajaron hasta Valdesoto (Siero) para intervenir en las Mascarades y Comedies Asturianas. Así que en el Domingo de Antruejo de Llamas, que comenzará a las 16:30 horas, participará el Grupo Tradicional Los Sidros de Valdesoto. Durante esta celebración, la asociación entregará el nombramiento de ‘Guirrio Honorífico 2012’ a Margarita Torres, historiadora y escritora, autora de diversas publicaciones sobre los orígenes del Reino de León. La homenajeada participará el sábado a las 21:00 horas en un filandón sobre las tradiciones y el reino leonés.

En el resto del Alto Órbigo, Carrizo de la Ribera celebrará el desfile el sábado a partir de las 18:00 horas

http://www.lacronicadeleon.es/2012/02/14/leon/llamas-y-velilla-se-preparan-para-los-antruejos-del-fin-de-semana-140642.htm

__________________________________________________________________________

TODO Castilla y León- 18 de febrero de 2012

El antruejo hechiza León con una mezcla de ritos ancestrales y disfraces modernos La mezcla de tradiciones ancestrales basadas en ritos de fecundidad o pureza y la costumbre moderna de disfrazarse con objeto de divertimento convive estos días en la provincia de León para festejar el antruejo o carnaval.Velilla de la Reina, Alija del Infantado, Llamas de la Ribera, La Bañeza y otras poblaciones de la comarca de Omaña, como Riello, celebran estas fiestas de una manera diferente, siempre en función de la tradición que se haya mantenido con más fuerza en cada zona con el paso de los años, explica en una entrevista con Efe el antropólogo José Luis Alonso Ponga.Alonso Ponga mantiene que, frente a otras poblaciones que han recuperado e incluso reinventado tradiciones, destaca Velilla de la Reina, que ha conservado siempre sus "guirrios", seres entre lo humano y lo mitológico vestidos de blanco y cubiertos con una máscara adornada con flores de papel, compuesta además por cuatro abanicos que se abren y cierran con el movimiento.En las carnestolendas de más tradición de la provincia de León, como es el caso de Velilla, hay camuflados una cantidad de viejos rituales que suelen girar en torno a la figura del toro, por cuyos cuernos, aún hoy, los "guirrios" pasan a las "mozas" manteniendo el antiguo ritual de fecundidad prerromano, detalla Alonso Ponga.Uno de los "mozos" del pueblo se disfraza del animal para que otro, "que parece más un domador que un torero", haga las veces de "representante sacral" en lo que parece el antiguo rito del "taurobolio", el sacrificio de un toro para rendir culto al dios Mitra, puntualiza.

"La sangre del toro era fecundadora, perdonaba y sobre todo purificaba" no solo a personas, sino también a núcleos de población; "pero todo esto se ha perdido y hoy en día queda el elemento lúdico, que es el único que ha podido subsistir", sostiene Alonso Ponga.Aunque la tradición es prerromana, solo hay constancia demostrable de la celebración de carnavales con la figura del "guirrio" desde el siglo XVI o el XVII, época en que estos ritos ya se mezclan con figuras carnavalescas más propias de la corte."Del carnaval de Venecia es de donde hemos bebido todos", de aquella "inversión de papeles" mediante la que la corte comienza a enmascararse y "a hacer de pueblo" cuando se da cuenta de que "también puede disfrutar".Pero la "esencia" de la provincia de León y que se da especialmente en la zona de la Ribera, es la celebración del carnaval como "la identidad" de un pueblo que se junta alrededor de los "mozos" para cumplir "ritos religiosos no cristianos" y que desde hace años convive fusionada con los disfraces de la época moderna.Del mismo modo que en Velilla, los "guirrios" también se celebran en las localidades de Llamas de la Ribera y de Riello, en la comarca de Omaña, mientras que hay otras poblaciones que tienen sus propios protagonistas de carnaval, como los "jurrus" de Alija del Infantado."Son unos seres también enmascarados que causan temor entre los asistentes por su aspecto de animal salvaje", frente a la indumentaria "de corte elegante" que caracteriza a los "guirrios", describe Alonso Ponga.La "diferencia sustancial" entre ambos es que los "jurrus" son parte de una tradición recuperada hace aproximadamente treinta años, con una "cultura más de espectáculo", mientras que los "guirrios" se han logrado mantener a lo largo del tiempo.A pesar de que "guirrios" y "jurrus" tienen más tradición, Alonso Ponga expone que los "carnavales de cabeza" de la provincia son los que más se parecen a la tradición europea, como los de Astorga, León capital o La Bañeza, este último declarado hace un año fiesta de interés turístico nacional y que en su "Noche Bruja" reúne a unas 30.000 personas, triplicando así su población.A pesar de la variedad de antruejos que ya existen en la provincia de León, Alonso Ponga no descarta que pueda recuperarse o reinventarse alguna otra costumbre en este sentido, si bien afirma que el municipio debe asegurarse primero de que "tiene fuerza" para mantener la tradición que quiere rescatar y evitar de este modo que acabe siendo "flor de un día". Thais Lozanohttp://www.todocastillayleon.es/Noticias/el-antruejo-hechiza-leon-con-una-mezcla-de-ritos-ancestrales-y-disfraces-modernos-21822_10.aspx

__________________________________________________________________________

LeoNoticias.com

El toro y el guirrio, protagonistas en Velilla

La fiesta del toro y el guirrio, reconocida como de interés turístico provincial, es una de las más simbólicas y características de la provincia.

Rosa Álvarez 19/02/2012

Celebración del carnaval en Velilla de la Reina. (Foto: Campillo)

Si se habla de carnaval y tradición en León no puede faltar una referencia a Velilla de la Reina. Su fiesta ha sido reconocida como de interés turístico provincial y es que, a día de hoy, en Velilla pueden presumir de contar con uno de los carnavales más simbólicos y característicos de la provincia. Los auténticos protagonistas de esta celebración son el toro y el guirrio, dos personajes clave de este carnaval en el que también se pueden encontrar, rescatados de la tradición, otras representaciones como la gomia y la zampa, el oso y el domador, la mula, el hombre de las tenazas, los madamitos, las máscaras, los barrigones, los vejigueros, los zamarrones o los pellejos.
Más allá de la simple fiesta, en Velilla el carnaval tiene tintes de rituales mágicos y hace importantes referencias a la agricultura, a lo primitivo, a la caza y a la fertilidad. La celebración comenzó ayer sábado con la tradicional ‘Cachiporrada y Encisnao’ por las calles del pueblo a cargo de los mozos que, con una trenza de juncos, van llamando a los vecinos puerta por puerta. Esta actividad estuvo seguida por la fiesta del arado y la siembra de la cernada y rematada por el filandón de Antruejo.

El toro y el guirrio, protagonistas en Velilla. (Foto: Campillo)

Desfile de los Madamitos
Sin embargo, el plato fuerte de los carnavales llegó este domingo con el desfile de los Madamitos y la cencerrada por el pueblo, que estuvo acompañada por la música de los dulzaineros Los Riberanos y por el grupo de bailadoras y panderetas de Velilla. La plaza de la Veiga volvió a ser, además, el punto de encuentro para la reunión de antruejos en la que no faltó el baile de jotas y danzas populares y la exhibición de los toros y los guirrios que, al son de la música, sacan a las mujeres y las levantan en brazos para pasarlas por encima de cornamenta del toro.
El sonido de las pandertas y los bailes no pararon en una tarde reservada a diferentes representaciones como el rito del arado, la lectura del testamento del burro o la subasta de la vara de torrajas. Los dulces tradicionales estuvieron también muy presentes en esta fiesta con una degustación de orejas, flores y frisuelos de Antruejo.
La celebración comenzó con retraso, eran casi las seis de la tarde cuando a la plaza de Velilla, ya llena de curiosos, empezaron a llegar los primeros antruejos tradicionales, que compartieron escenario, además, con multitud de disfraces actuales en una mezcla llamativa, y es que la tradición no está reñida con la modernidad. Así, Guirrios y toros bailaron en el centro de una plaza en la que también había disfraces de spiderman, ranas, pollos, vacas, princesas o brujas. Un baile popular despidió el carnaval hasta el próximo año.

Una chica es levantada durante el Carnaval. (Foto: Campillo)

Celebración del carnaval en Velilla de la Reina. (Foto: Campillo)

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://www.leonoticias.com/adjuntos/ical%2520antruejos%25201(1).jpg&imgrefurl=http://www.leonoticias.com/frontend/leonoticias/El-toro-Y-El-Guirrio-Protagonistas-En-Velilla-vn91979-vst444&usg=__QdoBhEs-__5denqhT97VNVFptDQ=&h=1004&w=650&sz=118&hl=es&start=57&zoom=1&tbnid=6Q5VbooLy0H8KM:&tbnh=149&tbnw=96&ei=rYpHT7m8B6nS0QX1kcGRDg&prev=/images%3Fq%3DFotos%2BAntruejo%26start%3D42%26hl%3Des%26sa%3DN%26gbv%3D2%26rlz%3D1R2GGLL_es%26tbm%3Disch&itbs=1 __________________________________________________________________________

DUERO DIGITAL - Anabel Martínez

ANTRUEJO EN VELILLA, RIAÑO Y ...

LA ASOCIACION CULTURAL TOROS Y GUIRRIOS, EN VELILLA DE LA REINA

En Velilla de la Reina la encargada de mantener y promover esta tradición es la Asociación Cultural Toros y Guirrios, que ha logrado que la fiesta haya sido declarada de Interés Turístico Provincial, después de haberlos recuperado en la década de los 80. Con clara reminiscencia de los rituales paganos relacionados con la tierra, el culto a los animales y la fertilidad, se celebra el domingo anterior a Carnaval, siguiendo una de las tradiciones más antiguas de la provincia leonesa. Destaca esta celebración por la vistosidad de la vestimenta y aderezos de sus personajes principales, vestidos de blanco pero tocados los guirrios con una careta de forma cónica y escarapelas de colores coronadas por un abanico que se abre y cierra con el movimiento de los jóvenes que lo portan. Mientras, los toros portan un armazón de madera presidido por cuernos de vaca y cubierto con sábana blanca, desde el que tratan de embestir a los guirrios, al tiempo que tratan de sortear los golpes de las largas varas de estos. El contrapunto lo marcan "los del saco", cuya misión es la de embestir y sorprender a los que acuden a contemplar el espectáculo. Se suman otros personajes como la gomia, los vejigueros, los madamitos, gigantes y enanos, barrigones, zamarrones, el hombre de las tenazas y guirrios con máscaras de pieles. Música y baile concluyen con el rito del arado, la lectura del "testamento del burro" y la subasta de la Vara de Torrajas, y la degustación de los dulces típicos de la época, como las flores, orejas y frisuelos de antruejo.

Toro embistiendo a una Moza

Personajes bailando en la plaza.

Toros y Guirrios en la plaza

http://www.duerodigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=802&te=3&idage=1341&vap=0&npag=1

__________________________________________________________________________

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://2.bp.blogspot.com/-Fcx-Xfrj6tg/Ty7BVe4Z8HI/AAAAAAAABEc/otm_FNDBv2w/s1600/004.jpg&imgrefurl=http://viendoleon.blogspot.com/2012/02/carnavales-2012-el-antruejo-de-velilla.html&usg=__BJEcW_OKuA0-s1UN-ux0n7v8MC0=&h=966&w=662&sz=258&hl=es&start=148&zoom=1&tbnid=Nypmi2U78-vGcM:&tbnh=148&tbnw=101&ei=4bBQT9mAFY2YOrKu2ZgK&prev=/images%3Fq%3DAntruejo%26start%3D147%26hl%3Des%26sa%3DN%26gbv%3D2%26rlz%3D1R2GGLL_es%26tbm%3Disch%26prmd%3Divns&itbs=1