RETABLO MAYOR DE LA IGLESIA DE VELILLA EN EL DÍA DE VIERNES SANTO

EL MONUMENTO DE SEMANA SANTA 

En Velilla, hoy miércoles era el día de “poner el Monumento”, lo que se hacía por “vez” entre los vecinos, quienes al finalizar el trabajo disfrutaban de una merienda de escabeche.

A pesar de que la desidia consiguió que se perdiera aquel imponente monumento de varios lienzos que colgaban superpuestos en el presbiterio de la iglesia vieja, la tradición que se conserva en la iglesia nueva gracias al esfuerzo y tesón de algunas vecinas como Benilde o Evarista.

El monumento de Semana Santa es la capilla o altar donde se reserva la hostia consagrada, desde el Juevesal Viernes Santo.

La tradición tiene el origen de la antigua disciplina eclesiástica según la cual muchos días y en especial los viernes, no se consagraba y entonces se solían reservar en un lugar a propósito hostias consagradas en los días anteriores, ya para Viáticode los enfermos, ya para comulgar el sacerdote en dichos días. Por esto el Jueves consagra el celebrante dos hostias de las cuales consume una y otra se lleva en procesiónsolemne y se reserva en el Monumento hasta el día siguiente, Viernes, en el que no se consagra y por cuya razón se llama aquella misa, “de presantificados”, es decir, de objetos santificados anteriormente.

Además, la ceremonia de depositar el Cuerpo del Señor con la solemnidad que ahora se practica sirve para mover a los fieles a considerar las angustias y trabajos que padeció del Jueves al Viernes. Simboliza también el tiempo que Jesucristo estuvo en el sepulcro, etc.

El Monumento se dispone ahora de antemano en una capilla lateral del templo o en una capilla ubicada fuera del templo pero cercana a este, sin que pueda entonces celebrarse en él la misa del Jueves, ni la solemne liturgia del Viernes, ni tampoco el Oficio de tinieblas. Debe tener un altar sobre el cual se ha dispuesto sagrario vacío, que reciba en su interior los copones con las formas consagradas en la Misa en la Cena del Señor.

Puede adornarse el Monumento con todo el aparato festivo, colgaduras, frontalblanco, flores y un competente número de velas blancas las cuales no pueden ser menos de doce;en él no han de ponerse paños negros, ni trofeos de la pasión, ni tampoco reliquias, ni imágenes de santos. En lo interior del Monumento habrá un pequeño altar sin Cruz, con seis velas, frontal blanco, manteles y corporalesy sobre o detrás de él una arquilla o urna (generalmente en forma de sagrario) con otro corporal. Tendrá ésta una portezuela sólida como la de un sagrario. La llave de la referida urna, una vez reservado el Cuerpo del Señor debe conservarla y llevarla el celebrante de los oficios del Jueves y Viernes Santo; estando prohibido que por ningún título ni pretexto se dé a guardar dicha llave a otra persona, por encumbrada que sea. Ha de evitarse nombrar a la urna o arquilla como "sepulcro" ni que tenga forma de tal.

La urna ha de tener una sola llave y está prohibido poner el Sacramento en el Ostensorioo Custodia, de modo que pueda verse la Sagrada Hostia.

En algunas iglesias se acostumbra, después de cerrada la portezuela de la urna con llave, sellar por el mismo diáconola referida portezuela con unas pastillas de cera colorada y esto es una reminiscencia del sello que mandaron poner los príncipes de los sacerdotes judíos en el Sepulcro del Señor. De estas pastillas se pone una porción dentro de la misma urna o en su inmediación las cuales se distribuyen luego entre los fieles como un objeto de veneración y es lo que se llama Cera del Monumento.

______________________________

VIVE LA SEMANA SANTA EN VELILLA

¡¡ VIVE LO AUTÉNTICO !!