Así es el Antruejo

Todo el pueblo de Velilla de la Reina se vuelca, año tras año, con la celebración de la fiesta del Antruejo. Éste comienza el sábado víspera del Domingo Gordo (diez días antes  del Miércoles de Ceniza, antes de entrar en Cuaresma).


Víspera

El sábado que precede al Domingo Gordo de Carnaval, el Antruejo de Velillla empieza a tomar forma con tres actos que recuerdan los ritos agrícolas. Son la Cachiporrada, la conducción del arado y siembra de cernada y el encisnao.

Cachiporrada

Toma su nombre de la "cachiporra" que se confeccionaba con un manojo de juntos, que a modo de garroto servía para golpear las puertas. Los jóvenes recorren el pueblo y "pican" a las casas de los vecinos o bien les llaman por su nombre, esableciéndose un peculiar diálogo entre ambas partes, conla puerta abierta. El vecino pregunta: "¿Quién va?" A lo que los mozos responden: "Allá va la cachiporra, hasta otro año por ahora". Y el vecino vueve a contestar: "Allá va la mía, que es polla y no cría".

Si el vecino no contestase  al "Allá va la cachiporra", los mozos añaden: "Si no quieres responder, mete un cuerno en el culo y aprieta bien".

Conducción del arado y siembra de la cernada

Es una extraña y antiquísima tradiciones que recuerda los ritos agrícolas más ancestrales y que se repite en otra comarcas leonesas, como la Maragatería. Dos jóvenes vestidos son sacos se empejan a modo de bueyes bajo un yugo, tirando de un arado. Son conducidos por un tercero vestido de mujer. Otro, vesito de labrador y con un saco de ceniza al hombro, va sembrando ceniza. Y así recorren el pueblo, como si estuviesen arando sus calles.

Encisnao

En torno a una hoguera, el "encisnao" consiste en manchar la cara de todo aquel que se acerque con cernada, tizones, corcho quemaso e incluso con "unto de carro". Hoy, este "unto" está en desuso al haber desaparecido los carros de tracción animal. Era negro y se obtenía al aplicar tocino a los ejes fijos de los carros para que no chirriasen las ruedas.

Domingo Gordo

El Domingo Gordo es la máxima expresión del Antruejo de Velilla. Los antruejos salen a la calles y se concentran en la Plaza de la Veiga, donde aparecerán los protagonistas de este Carnaval, los toros y guirrios.

Desfile de antruejos

Antruejos y disfraces modernos recorren el pueblo, acompañados de trajes regionales de los grupos de bailadoras y panderetas, la chifla y el tamboril. El desfile finaliza en la Plaza de la Veiga, donde hay baile popular.

Comedias

El Carnaval de Velilla no puede entenderse sin la parodia y la comedia. Los propios vecinos recrean divertidas y picantes escenas dedicadas a las bodas, los bautizos, las faenas del campo como la siega, la siembra...

  

Danza del toro y el guirrio

Empiezan a oírse los cencerros. Los antruejos de la plaza y el público empieza a abrir corro. Los guirrios hacen acto de presencia abriendo paso con sus varas. Les siguen los toros. Esta singular faena consiste en que el guirrio debe esquivar las astas del toro y éste, las varas del guirrio, todo con destreza y malabarismo. Pero lo más llamativo es cuando el guirrio coge por sorpresa a una moza del público, la toma por la espalda, por la cintura, y la hace saltar repetidas veces por encima de las astas del toro. Es aquí dondo algunos etnólogos ven reminiscencias de un rito fecundante de origen mediterráneo.


Subasta de la Vara de Torrajas y merienda popular

El Domingo Gordo finaliza con la subasta de la Vara de Torrajas, toro de fuego y baile popular, además de merienda para todos a base de escabeche y vino. No falta la degustación de repostería carnavalera como orejas, flores y fisuelos