ALGUNA RECETAS DEL PUEBLO
EL BACALAO
Tradicionalmente, la obligada abstinencia de los viernes en la época de cuaresma ha hecho del bacalao el plato más típico y común de estas fechas.


     Los ingredientes básicos son: bacalao (una buena bacalada suele pesar entre 3 y 4 kilos), aceite de oliva, ajos y pimentón. Opcionalmente se le puede añadir huevos.
 
PREPARACIÓN
1º.- Con una antelación de dos o tres días, trocear el bacalao y ponerlo desalar en agua, cambiándosela un par de veces al día.
2º.- Poner al fuego una cazuela de barro de Pereruela, echar abundante aceite de oliva y unas cabezas de ajo troceadas.
3º.- Cuando el aceite esté caliente (los ajos comenzarán a freírse), poner los trozos de bacalao en la cazuela colocándolos por el lado que no tienen piel hacia abajo, para que no se peguen.
4º.- Remover los trozos ligeramente para que no se peguen con una cuchara o espátula de madera, darles la vuelta cuando sea necesario y añadir el pimentón.
5º.- Cuando el bacalao esté ya hecho por ambos lados, añadir un poco de agua caliente.
6º.- Al hervir de nuevo se pueden añadir huevos, situándolos entre el bacalao y los lados de la cazuela.

-----------------------------------------------------------------------------------
OREJAS DE ANTRUEJO

La cercanía del antruejo hace que la elaboración de las orejas sea cada año una fiesta a la que no son ajenas las vecinas de Velilla de la Reina.
Los ingredientes empleados son básicamente los mismos aunque cada vecina guarda algún pequeño secreto para que las orejas suyas sean diferentes a las de las demás.



     Las cantidades de los ingredientes se van poniendo a ojo, los ingredientes básicos son: huevos, harina, levadura y azúcar; además y para darle el toque personal se le puede añadir: orujo, anís, mantequilla, sal, etc. 
Pasos:
1º.- Batir los huevos, añadiéndole levadura, orujo, mantequilla, etc.
2º.- Mezclar los huevos batidos con la harina.
3º.- Amasar y dejar que fermente la masa.
4º.- Extender la masa con un rodillo y trocear o recortar el pedazo correspondiente a la oreja, estirar la oreja a mano.
5º.- Freír la oreja por ambas caras en la sartén con abundante aceite muy caliente.
6º.- Avisar a las vecinas para que vengan a probarlas. (Este paso se realiza de forma espontánea por las vecinas en cuanto les llegue el olor)