La Celebración del Antruejo en el siglo XX

  

 Guirrio y toro en los años 50.                                        Pareja de Quintos a principios de los 60

Aunque no existe documentación alguna escrita sobre la antiguedad de la celebración del Antruejo en Velilla de la Reina, ya en los años ochenta, los más ancianos del lugar daban fe de haberlo visto celebrar desde siempre, osea desde cuando la memoria les alcanzaba, lo cual sería a primeros del siglo XX. Lógicamente durante los años de la guerra Civil y los primeros de la postguera la celebración se suspendió temporalmente, al igual que en todo el país. En la década de los años sesenta del siglo XX, tuvo un importante decaimiento la fiesta del Antruejo de Velilla sin llegar por ello a caer en el olvido ya que sin celebrabarse con la misma emotividad que hoy, todavía había algunas casas en las que les ponían a los más pequeños un toro o un guirrio "hechándolos" a correr por la calle; o en las escuelas del pueblo donde los chavales se vestían con los tradicionales barrigones.

Grupo de Quintos que salierón de Toros y gurrios en una celebración de los setenta.

A partir de 1979 un grupo de jóvenes entusiastas de la localidad, animados por Fco. Javier López Fernández y un equipo de la Universidad de Madrid fueron  los impulsores de esta fiesta recogiendo el testimonio de vecinos mayores como Alejandro, Daniel, Narciso, Demetrio, Celerina, Clarisa, etc. y así el antruejo de Velilla volvió a cobrar vida, aunque la celebración se limitó a dos días, el Domingo de Carnaval y la víspera.

Grupo de Toros y Guirrios en la década de los ochenta

El antruejo de Velilla y en paralelismo con esta celebración en cualquiera de los pueblos de la provincia hasta la Guerra Civil del XX, conserva lo que era más popularen el entorno rural en este festejos en los siglos pasados: principalmente la fiesta de traje regional, el baile con pandereta y posteriormente con chifla y tamboril o con dulzaina y los actos y representaciones propias de estas fechas, tales como “el encisnao”, “los discursos”, “las parodias agrícolas y religiosas” y, lógicamente, los disfraces del carnaval contemporáneo.

 

Grupo de toros y gurrios de los años noventa. realizando la venia.

Quintos del año 2000